Cómo ahorrar dinero al hacer la colada

La familia estadounidense media pasa por 400 cargas de lavandería cada año – más de una carga cada día. La buena noticia es que, gracias a la lavadora y secadora automática, lavar todas esas cargas es mucho más fácil ahora que en los días de la tabla de lavado y fregado. La mala noticia es que, entre el costo de electricidad, agua y detergente, también es mucho más caro.

Afortunadamente, con sólo algunos trucos fáciles, usted puede reducir el costo de su lavado semanal a la mitad o incluso más. Y no se preocupe, ninguno de ellos implica llevar su ropa al río más cercano y golpearla contra una roca. También tienes el recurso de la lavandería en Barcelona bugaderiasos.net si quieres agilizar el proceso.

Consejos para una colada más barata

  • Use agua fría. Alrededor del 90% de la energía que usa una lavadora de carga superior es para calentar el agua. Siempre y cuando su ropa no esté extremadamente sucia o grasienta, el agua fría debe hacer un trabajo perfectamente adecuado.

  • No lavar cargas a medias. Usted utiliza menos energía y agua tanto en el lavado como en el secado cuando hace cargas completas. Sin embargo, si usted debe hacer una pequeña carga, puede ahorrar algo de energía ajustando el agua a un nivel más bajo. Si usted usa una lavandería operada con monedas, puede ahorrar su lavandería por una semana o más y lavar una carga grande en lugar de una pequeña, ya que el costo es exactamente el mismo. Si usted no tiene suficiente ropa para esperar tanto tiempo para el día de lavandería, trate de compartir la carga con un amigo o vecino.

  • Separe sus cargas. Las telas pesadas, como los vaqueros y las toallas, tardan más en secarse que las camisas y la ropa interior liviana. Secar ropas pesadas por separado significa que no malgastará energía en ropas más ligeras que ya están secas.

  • No seque demasiado. Continuar el funcionamiento de la secadora después de que la ropa es seca desperdicia energía. Además, Good Housekeeping señala que esto puede dañar la ropa y causar encogimiento. Si su secadora tiene un sensor de humedad, puede configurarlo para que se apague automáticamente tan pronto como la ropa esté seca, en lugar de depender de un temporizador.

  • Limpie el filtro de pelusa. Retire el filtro y retire la pelusa acumulada después de cada carga que se seque. Esto ayuda a que el aire circule mejor, para que la ropa se seque más rápido. Además, revise la ventilación del secador de vez en cuando para asegurarse de que no esté bloqueada por pelusa. Esto no sólo ahorra energía, sino que también ayuda a prevenir incendios.

Parecen cambios insignificantes, pero si los combinamos, los beneficios van a ser cuantiosos, no solo a nivel económico sino también en cuanto al gasto energético necesario, lo que va a suponer un mayor cuidado por el medio ambiente.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *